Tiempo-Time-Zeit-Temps

Obtener una imagen más cerca de la verdad depende de nuestro interés en construirla.

En estos tiempos, todo corre demasiado rápido. Apenas nuestros ojos pueden recoger un puñado de información de lo que en realidad acontece. Las imágenes y la información trasmitidas como un electrodo. Nuestras pupilas como “Gatekeepers”. Todo aparece y desaparece. Antes usábamos más tiempo en leer un periódico de papel para entender un hecho. Ahora, un poco de tiempo en almacenar titulares. Ha cambiado la técnica y el tiempo.

Jaques Lartigue, siempre intentaba atrapar el instante, la fuga del tiempo. Sus modelos, más que personas, en muchos casos utlizaba objetos o máquinas. Quizás de ahí la diferencia entre el tiempo de la tecnología y la mente humana. Los tiempos corren a trote constante, pero un sentimiento puede parar la rueda en el momento más inesperado.

Imagen

“La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices” Albert Einstein

Foto: André Kertesz

Conciencia, ¡despierta!

Salvador Allende

Hay jóvenes viejos y viejos jóvenes…y en estos me ubico yo…

estos jóvenes viejos no se preguntan… cuantas viviendas faltan en nuestros países… y a veces ni en su propio país… hay muchos médicos que no comprenden… que la salud se compra.. y que hay miles… y miles… y miles de hombres y mujeres en america latina… que no pueden comprar la salud…

…de igual manera que hay maestros… que no se inquietan.. que haya también cientos y miles de niños y de jóvenes… que no pueden ingresar a las escuelas…

…en America Latina… hay más de treinta millones de cesantes absolutos… y la cifra se eleva por sobre sesenta millones tomando en consideración aquellos que tienen trabajos ocasionales…

…para que termine esta realidad brutal… se requiere un profesional comprometido con el cambio social¡¡¡… se necesitan profesionales que no busquen engordar en los puestos públicos… en las capitales de nuestras patrias… que la obligación del que estudió aquí… es no olvidar… que esta es una universidad del estado… que la pagan los contribuyentes¡¡¡… que la inmensa mayoría de ellos… son los trabajadores… y que por desgracia.. en esta universidad… y como en las universidades de mi patria… la presencia de hijos de campesinos¡… y de obreros¡… alcanza un bajo nivel todavía…

…la juventud tiene que entender… y nosotros en Chile hemos dado un paso trascendente… la base política de mi gobierno… está formada por marxistas… por laicos … y cristianos…

…y respetamos el pensamiento cristiano… cuando ese pensamiento cristiano… interpreta el verbo de Cristo… que echó a los mercaderes del templo…

…los marxistas conjugamos… una misma actitud y un mismo lenguaje… frente a los problemas esenciales del pueblo… porque un obrero sin trabajo… no importa que sea o no sea marxista… no importa que sea o no sea cristiano… no importa que no tenga ideología política… ES UN HOMBRE QUE TIENE DERECHO AL TRABAJO¡¡… y debemos dárselo nosotros¡¡…

En estos días que corren la juventud anela un líder intelectual. Alguien con quien sentirse identificado en objetivos y fuera de ataduras partidistas. Ya sea un presidente de gobierno como éste o un poeta como Bob Dylan, el pueblo necesita ecos para despertar conciencias. El discurso histórico de Salvador Allende en la Universidad de Guadalajara en el México de 1972 puede servir de mucho para dicho fin. Su trágico e injusto final asesinato con borraron su legado. Importante recordar palabras del pasado, cargadas de una fuerza progresista imparable que pocos pueden igualar.

UN PARAÍSO CON DERECHO DE ADMISIÓN

Es curioso que la palabra oficial que utilizamos para definir este tipo de lugares definan perfectamente su naturaleza. Un “Paraíso fiscal” según la RAE es: “País o territorio donde la ausencia o parvedad de impuestos y controles financieros aplicables a los extranjeros residentes constituye un eficaz incentivo para atraer capitales del exterior”.

Los mismos estados soberanos conocen de esta fuga de capital. De todas formas, estos compatriotas “evasores” que domicilian su nómina en Andorra o Gibraltar siguen este juego, pues tienen bastantes destinos dónde elegir. Desde los Pirineos al propio centro de Londres (City).

Imagen

La City, Londres

Muchos de ellos son oasis donde un clima perfecto aloja a sus “habitantes”, como muchas islas colonizadas por las metrópolis que ahora se han convertido en “protectorados” económicos. Los futbolistas son aclamados por la masa mientras siguen escondiendo a las arcas del estado sus desorbitadas nóminas. Los presidentes de grandes empresas siguen ocultando su capital mientras sus hijos son becarios del estado. Gracias a bancos como Crédit Suisse y Julius Baer, el 7% del Producto Interior Bruto de Suiza depende del sector financiero. Además de otros tipos de evasión como el dinero cosechado en prostitución ilegal y tráfico de drogas  que pasa con guante blanco y chaqueta negra vía aérea, facturas de grandes transacciones que se las lleva el viento… y así podemos seguir hasta que nos encarcelen alegando “seguridad nacional”.

Los gobiernos no hacen nada para impedirlo. Las grandes instituciones plurinacionales tampoco. ¿En quién podemos confiar? o mejor dicho, ¿Porqué no podemos confiar en aquellos que nos “representan”?. Debemos apuntar más rigidez y control sobre estos últimos y preguntarnos porqué no hacen más. No lo hacen porque están íntimamente ligados a estas actividades. Exministros de economía que ahora son presidentes de corporaciones, un ejemplo.

Imagen

Gibraltar

La divina providencia del dinero crea territorios donde nadie declara ni rinde cuentas. “Bancos nacionales” donde los pocos funcionarios publicos son los mismos usureros. Contables de una de las grandes estafas de este sistema que juega contra el ciudadano.

Parece que el paso de la vida terrenal, en la que pagas un IVA  del 21% por ir al cine o comprar un libro a la vida en el paraíso está más cerca de lo que creemos. En la macroeconomía la fiscalidad no existe porque no se regula. Las bolsas y los “mercados” (no los de abastos) no tienen supervisor ninguno. De hecho, el gobierno teme a asustar a esta mafia. Money-Rules.

El propio cohecho de permitir esto, supone un segundo delito.

El sexo libera tensión; y el amor la genera. Woody Allen

Foto: Cartier Bresson

Freude und Freunde

La recuperación y la construcción de un nuevo carácter en la posguerra alemana de los años 50 se parece mucho al cambio que sufrió Europa en el renacimiento, y en el caso Alemania. Ingredientes de progreso y la superación personal marcaron la vida y obra de Alberto Durero, un buen ejemplo para entender dicha relación. Aquel alemán abrió la puertas del renacimiento en la Alemania del siglo XV. Este adelantado, tiñó de color su época con su pincel realista y humanista. Pintaba y firmaba, algo atrevido ya que en aquella época los artistas eran simples artífices del mecenas o de la institución eclesiástica. Alberto se dejó llevar por las escuelas renacentistas italianas. Un nuevo sabor mediterráneo que centraba su interés por lo terrenal. Así el hombre y la naturaleza  se mostraban su propia simbiosis.

 Imagen

Alberto Durero,1502

El “Renacimiento” de un pueblo tras un trauma de guerra es posible y necesario. Cómo afronte las consecuencias, marcará su futuro. Al cabo de los años resulta paradójico en muchos aspectos. El alemán de la actualidad comparte valores con sus antecesores del renacimiento. Parece que la “Ingeniería alemana” marca su educación. Fuera de clichés facciosos o comunistas, la transparencia y el poder compartido son nuevos valores en la Alemania del siglo XXI. Equidad en todas sus vertientes y eficiencia para el bien común.

Alemania fue por muchas razones uno de los países que más sufrió la Segunda Guerra Mundial, ya sea por el “Shock” que vivió la población por la pérdida humana así como por la intoxicación de su moral y la destrucción del patrimonio histórico. Es precisamente el sentimiento de culpabilidad uno de los pesos mas duros que soporta el alemán. Este sentimiento tiene unas consecuencias en la nueva rutina. Anteponer la integración y evitar cualquier tipo de segregación y división. La democracia un bien a proteger y apuntalar. Hoy en día “un alemán nunca dejará concentrar todo el poder en manos de una persona”. El nacionalismo, sea cual sea su procedencia es motivo de vergüenza y tachado con razón de facilongo o fanático. Para ellos, el propio orgullo de una nación no está en su bandera o en su equipo de fútbol. Su Patria está en su cambio y  progreso.

El nazismo fue una zancadilla “a sabiendas”, pero no paró el camino hacia un país pacifista y sereno. El alemán actual como Durero y Lutero son ejemplo del rechazo ante una visión impuesta. De Hitler o del Papa de Roma. Alegría y amistad son pilares para afrontar con buen pié el futuro de todo pueblo. Curiosa coincidencia. La camaradería y el amor por la naturaleza, no lo inventó Hitler en sus “juventudes”, sino que tomó este sentimiento tan típico como parte de su ideario. El pincel de este pueblo europeo, pinta y escribe ante todo con Freude (alegría) y Freunde (amistad).

Imagen

Munich, 2012

Desunión

Bansky.Londres.

Parece que en los últimos años la “marca” Europa ha perdido notoriedad. Los valores esenciales de la Unión han caído en el olvido. Una voz fuerte y a la vez simple ha perdido  pertinencia en los asuntos de mayor importancia para los ciudadanos europeos. Parte de mi generación creció en una Europa unida en cuanto a aspiraciones de futuro, solidaria y democrática.  Un icono de superación, integración y apoyo al progreso de sus nuevos miembros. Así, en algunos asuntos en los que tiene legitimidad no ha intervenido, ya sea por oposición estatal o por falta de apoyo diplomático. Pero aún así, innovadores proyectos y medidas comunitarias han acompañado el cambio en muchas regiones. Actualmente podemos nombrar valores de los que oficialmente hace bandera la Unión en su sitio Web: La lucha contra la exclusión social y la discriminación, el fomento de la cohesión económica, social y territorial, la solidaridad entre los Estados miembros, un crecimiento económico equilibrado, la estabilidad de los precios, y una economía social tendente al pleno empleo y al progreso social. Estos son sólo algunos de los objetivos “primarios” de la UE que están oxidados, sino en “standby”. Habría que buscar respuesta a éste desmoronamiento.

La crisis no es sólo una crisis económica, financiera, crediticia o de deuda. Es una crisis idearia, de regulación, de protección y sobre todo social. El neoliberalismo actual engulle cualquier medida económica, sin importar el signo político. El capitalismo globalizado a cambiado de cliente. La fría realidad es que el crédito fluye ahora hacia los “Bricks” (Brasil, Rusia. India y China). Europa ya no es primera opción para la inversión de los grandes grupos financieros. Frente a esta situación la mayoría de gobiernos del viejo continente optan por buscar la “confianza” con medidas reformistas, algunas acertadas y otras desafortunadas. Una fiscalidad común a todos los países, además de una estabilidad presupuestaria controlada y transparente frente a Bruselas es buena para la futura economía comunitaria. Pero el problema radica en cómo se traducen estos objetivos en cada uno de los estados. Los países mediterráneos no han optado como dicen, por reformar. No se reforma el funcionamiento de los servicios y administraciones, sólo se eliminan puestos para ahorrar. El ajuste presupuestario y el recorte en las partidas es la herramienta que creen acertada. España, Grecia, Portugal e Italia se hunden en una segunda depresión. No se incentiva unas reformas basadas en la eficiencia, la transparencia y la productividad. Se liberalizan servicios básicos para montar “chiringuitos” privados con dinero público, privatizan sectores de los que depende la población y suben los impuestos. Todas estas, como modificar al alza las jubilaciones son medidas vagas, fáciles y con un toque oportunista. No buscan cambiar el modelo mediante reformas que no afecten directamente a la ya deprimida población. La respuesta estatal a la propia regulación de los ya precarios contratos:  desregularizar los despidos. El desempleo generalizado, pérdida de derechos y de protección social son las consecuencias.

La Unión ha dejado de ser una institución de la que muchos nos sentíamos orgullosos por ser como un alter-escudo al que poder acudir en caso de traición en nuestro país. El parlamento Europeo parece no existir. No opina, sólo condena y llama a la conciencia. La única arma en mano de los ciudadanos es la democracia. Que no se asusten, no tenemos la solución, pero sí el cambio de paradigma. La lucha contra la crisis no está en responder a exigencias o buscar la confianza de los financieros. La respuesta está en Europa. Protege a los europeos, confía en ellos, protégelos e invierte en la microeconomía y no en los mercados. Un ejemplo sería cambiar el gasto basado en  “rescatar” a los mercados que estafaron, en invertir en los pequeños empresarios nacionales. Son puntos de vista distintos, pero con una altura de mira con los pies en la tierra.

Yin vs Yang

James Dean y Marlon Brando

Notitia et Scientia

Foto: Roger Velázquez

Los inconvenientes de una vida acelerada hacen cada vez más difícil dedicar tiempo a todo aquello que precisamente requiere de bastante tiempo para alcanzar un mayor nivel de profundidad. A una inmensa mayoría le basta con un pequeño barniz para moverse con más o menos tiento en la vida social. De ahí el peso de la opinión como género, pues al carecer de tiempo, el ciudadano recurre a los varios sacerdotes en los que ha depositado la confianza para confirmar sus puntos de vista y salir fortalecido con ellos; para estar en condiciones de defenderse en la sociedad y además confirmar sus filias y sus fobias. Ahí se agota prácticamente todo el tiempo del gran público.

El famoso paso de la información al conocimiento, es sólo la primera llave, la puerta que conduce al conocer. El conocimiento es posterior, alcanzable únicamente a través de muy progresivas investigaciones. La gente, por tanto, sólo puede tener una mayor información si vive de una determinada manera, en un mundo más o menos relacionado con lo que ocurre, en el mundo de la sociedad cultivada, de la sociedad en transformación.

En la actualidad nos encontramos en la situación más peligrosa del mundo porque quienes han descubierto que la gente tiene poco tiempo  están convirtiendo el lenguaje de la información en el lenguaje de la píldora, de la publicidad, de la promoción. Esa tendencia está conduciendo a la prensa a la misma lógica acelerada: grandes titulares, detalles muy concretos- a ser posible con un culpable o triunfador con nombre y apellidos-, algo que se pueda digerir pronto y que repercuta mucho. Así, y desde ese punto, el mundo de la intoxicación está servido, porque los medios, los periodistas y la sociedad viven un juego de dependencia circular: dado que la sociedad no tiene tiempo, los periodistas ofrecen informaciones muy resumidas.

La consecuencia es ese viraje del periodismo hace el lenguaje de la intoxicación y la propaganda, es decir, la manipulación.

Iñaki Gabilondo, El fin de una época. 2011.